Cargando...

Dr. Jorge Manuel Corimanya Paredes - Ginecólogo y Obstetra

 

 

 

 

 

La ginecología es la especialidad de la medicina dedicada al cuidado del sistema reproductor femenino. Los ginecólogos, por lo tanto, son los especialistas que atienden las cuestiones vinculadas al útero, la vagina y los ovarios.

La ginecología permite el diagnóstico y tratamiento de enfermedades como el cáncer, el prolapso, la amenorrea, la dismenorrea, la menorragia y la infertilidad. Para realizar su tarea, los ginecólogos utilizan instrumentos como el espéculo, que posibilita el desarrollo de exámenes en la vagina y el cuello del útero. 

Las mujeres deben realizar consultas ginecológicas de manera periódica para gozar de buena salud y prevenir los trastornos. Sin embargo, el carácter íntimo de estos estudios genera una cierta incomodidad y hace que, muchas veces, sean postergados.

La prueba de Papanicolaou, también conocida como citología vaginal o PAP, es el estudio ginecológico más habitual. El ginecólogo toma muestras de las células epiteliales que se encuentran en la zona de transición del cuello uterino, lo que le permite conocer el estado hormonal, identificar alteraciones inflamatorias y orientar sobre un posible diagnóstico de cáncer cérvicouterino.

 

La obstetricia es la rama de la medicina que cuida de la gestación, el parto y el puerperio (el período que abarca desde el parto hasta que la mujer vuelve al estado que tenía antes de la gestación).

Los obstetras se encargan, no solo del estado físico de la madre y el bebé, sino que también cuidan los factores psicológicos y sociales vinculados a la maternidad.

Los controles prenatales realizados por el obstetra permiten cuidar la salud de la mujer y de su hijo para que el parto se realice con normalidad. A lo largo de la atención prenatal, es usual que el obstetra instruya a la madre (en especial cuando es primeriza) sobre la procreación responsable y la planificación familiar. 

En ciertos casos el obstetra puede ordenar la inducción del parto si advierte riesgos de mantenerse el embarazo. Por lo general, la inducción puede realizarse en cualquier momento a partir de las 24 semanas de gestación, aunque el hecho de dar a luz a un bebé prematuro también implica riesgos para la salud.

En cuanto al parto en sí mismo,  este puede realizarse por vía vaginal (lo que constituye el parto natural) o mediante cesárea (una incisión quirúrgica en el abdomen y útero para extraer el feto). El obstetra trabajará, en ambos casos, junto al ginecólogo.

 

 ESPECIALIDADES  

 - Ginecología Infantil y de la Adolescencia                 

 Ver Más 

 - Videocolposcopía: Patología cervical

 Ver Más 

 - Himencolposcopía en niñas y adolescentes

 Ver Más 

 

 

 

CITAS

Calle Marchand 578 – San Borja

Teléfono: 449-6133

 

Instituo Nacional de Salud del Niño - INSN

Av. Brasil 660 – BREÑA

330-0066 – Anexo 232

Atención: lunes a sábado de 6:00 pm. a 8:00 pm.

 

E-mail : jmcorimanya@yahoo.com


No hay artículos en esta familia