Loading...

View larger image

Rectocolonoscopia


[Contact us for a price]

 

La colonoscopía o endoscopía digestiva baja, permite la visión directa desde adentro del recto y colon (intestino grueso). Mediante este estudio se pueden diagnosticar diferentes lesiones, benignas y malignas y tomar pequeñas muestras de tejido (biopsias) para analizar, sin causarle dolor. También pueden realizarse distintos tratamientos, como sacar pólipos (lesiones como verrugas), tratamiento de zonas sangrantes, etc.

Es importante que comunique las enfermedades que presenta (cardiovasculares, pulmonares, alergia, diabetes, etc.), si es portador de marcapaso y la medicación que toma habitualmente (aspirina, hipo coagulantes como la heparina o warfarina, insulina, antiinflamatorios, analgésicos, etc.) que pueden interferir con el estudio. Si tiene positivo el virus de la hepatitis B o C, el HIV o presenta otra infección, comuníquelo.

 

¿En qué consiste el estudio?

El estudio consiste en introducir un tubo flexible por el ano y observar el recto y colon. Si es necesario, se le administrará un sedante vía oral (por boca) o por vía intravenosa (en las venas), realizando en algunos casos una anestesia muy suave en presencia de un médico anestesista. A medida que el instrumento se mueve y cuando se insufla aire para ver las paredes del intestino, sentirá cierta molestia abdominal y posiblemente algunos espasmos dolorosos que ceden poco después de finalizar el estudio. La exploración dura entre 10 y 30 minutos.